12362973
Hoy
Ayer
En la semana
Semana anterior
En el mes
Último mes
Todos
3839
16305
71758
1239381
207177
265225
12362973

Su IP: 34.236.216.93
20-10-2019 13:04
Visitors Counter

sábado, 6 de julio de 2019

130 AÑOS DE MOVILIDAD ELÉCTRICA EN EUSKADI (V)

 

En 1911 entró en servicio el primer ferrocarril eléctrico de Nafarroa, el Irati. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
LAS ELECTRIFICACIONES FERROVIARIAS DE LA SEGUNDA DÉCADA DEL SIGLO XX
 
En la segunda década del siglo XX la tracción eléctrica llegó a Nafarroa de la mano del Ferrocarril del Irati. Esta línea, que enlazaba Iruñea con Zangoza, formaba parte de un amplio proyecto empresarial que pretendía explotar los recursos forestales de la selva del Irati y los importantes saltos de agua sobre el río del mismo nombre. En consecuencia, disponían de energía eléctrica abundante y barata, por lo que es fácil entender que optasen por la tracción eléctrica para su ferrocarril.
Paso del ferrocarril del Irati en Liédena. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
Inaugurado el 23 de abril, el ferrocarril del Irati aportó importantes novedades tecnológicas como fue la instalación, por primera vez en la península, de catenaria compuesta (dotada de cable sustentador e hilo de trabajo) y la utilización pionera de la corriente alterna monofásica a 6.000 voltios. Este sistema no se volvió a emplear en el país hasta la inauguración de las primeras líneas de alta velocidad.
Entre Iruñea y Atarrabia el Irati funcionaba como un tranvía eléctrico. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
El trazado ferroviario se convertía en tranviario entre Atarrabia y la estación del Norte en Iruña, por lo que, también por primera vez en el país, empleó unidades bitensión, ya que este trayecto de carácter urbano, como es común en los tranvías, estaba electrificado a 600 voltios en corriente continua.
En 1912 se inauguró el Topo entre Donostia e Irun. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril
El Topo prolongó su recorrido hasta Hendaia en 1913. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
El 5 de diciembre de 1912 se inauguró un nuevo ferrocarril eléctrico entre Donostia y Hendaia, el popular «Topo», que compartía con el ferrocarril de Hernani tanto el circuito urbano entre la Plaza de Gipuzkoa y la estación de Amara como el trayecto entre ésta y Loiola. Por ello, el sistema de electrificación utilizado era el mismo: 500 voltios en corriente continua.
La tracción eléctrica llegó a Iparralde con la electrificación del tranvía de Hendaia. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
IPARRALDE TOMA LA DELANTERA

 

Como en la mayor parte del mundo, la tracción eléctrica también llegó a Iparralde de la mano de los tranvías. En 1913 se electrificó el pequeño tranvía que unía la estación de Hendaia con la playa y un año más tarde se ponía en tensión el de Baiona a Angelu y Biarritz. Además, también empleó este sistema el ferrocarril de vía métrica de Baiona a Donibane Lohizune y Hendaia, así como su pequeño ramal a Askain y Sara y en el espectacular ferrocarril de cremallera de Larun, inaugurado en 1924.

Tranvías eléctricos en Biarritz. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
Ferrocarril eléctrico de vía estrecha de Baiona a Hendaia. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
 

En los años veinte, la compañía de los Chemins de Fer du Midi, que gestionaba toda la red ferroviaria principal de Iparralde, emprendió su completa electrificación. En 1926 circulaban los trenes eléctricos entre Hendaia y Baiona, bajo sus característicos postes de forma ojival, y un año más tarde la catenaria ya se había extendido hasta Bordeaux. En 1930 se electrificó el trayecto de Baiona a Puio y los ramales a Donapaleu y Maule, seguidos un año más tarde de la línea Baiona a Donibane Garazi y su ramal a Baigorri.

 El tren de cremallera de La Rhune es el último testimonio de los trenes eléctricos de vía estrecha en Iparralde. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi
 
A partir de 1931, la práctica totalidad de la red ferroviaria y tranviaria de Iparralde funcionaba con tracción eléctrica. Además, tal y como sucedía en Egoalde, la energía que los impulsaba era de origen hidráulico, sin generar emisiones contaminantes, ya que los Chemins de Fer du Midi construyeron grandes saltos de agua en los Pirineos. El popular tren turístico de Artuste se estableció, precisamente, para transportar los materiales necesarios en estas impresionantes obras.

En 1926 los ferrocarriles del Midi electrificaron la línea de Baiona a Hendaia con sus característicos postes ojivales. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

 

 
 
Pin It
Free counters!

 

EL TIEMPO

En Santander:
AFECAN