12362571
Hoy
Ayer
En la semana
Semana anterior
En el mes
Último mes
Todos
3437
16305
71356
1239381
206775
265225
12362571

Su IP: 34.236.216.93
20-10-2019 11:58
Visitors Counter

lunes, 24 de junio de 2019

130 AÑOS DE MOVILIDAD ELÉCTRICA EN EUSKADI (II)

 

Publicidad de la firma Brush Electric, responsable del primer intento de electrificación del tranvía de Bilbao a Santurtzi. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
PRUEBA/ERROR: EL PRIMER TRANVÍA ELÉCTRICO DE EUSKADI
 
Hace 130 años se dieron en Euskadi los primeros pasos para aplicar la electricidad a la movilidad de sus ciudadanos. La compañía que gestionaba el tranvía de Bilbao a Santurtzi, inaugurado en 1882, contrató en enero de 1888 al ingeniero norteamericano Edward P. Thompson para modernizar el servicio, movido hasta entonces por mulas, mediante la utilización de la novedosa tracción eléctrica. En consecuencia, la empresa tranviaria decidió adquirir los equipos necesarios a la empresa Anglo-American Brush Electric, una de las compañías electromecánicas más destacadas del mundo en la época, fundada por el inventor de la dinamo, Charles Francis Brush.

El Short Shore Series de Nueva York funcionó con una tecnología similar al del primer tranvía eléctrico de Bilbao a Santurtzi. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
Solicitud de electrificación del tranvía de Bilbao a Santurtzi. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
La Compañía del tranvía de Bilbao a Santurtzi obtuvo la concesión para electrificar la línea el 29 de abril de 1889. De inmediato, emprendieron los trabajos, que incluían la construcción en Burtzeña (Barakaldo) de su propia central generadora de electricidad, ya que en aquella época no existían las actuales empresas suministradoras de este fluido y, por tanto, era preciso ser autosuficiente.

Propuesta de tranvías motores y remolques para la línea de Bilbao a Santurtzi. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
Esquema de un cruce en la línea de Bilbao a Santurtzi. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
Concluida la instalación de la central y de los cables de alimentación, el 4 de junio de 1891 se realizaron las primeras pruebas entre las cocheras de La Casilla y la Plaza de Zabalburu. Sin embargo, las instalaciones presentaban numerosas deficiencias, tanto por el sistema de línea aérea y captación de corriente elegido, con un pequeño carrito que circulaba suspendido de tres cables de alimentación unido al coche motor; como por problemas surgidos en los motores y sistemas de control. Finalmente, arruinada la empresa concesionaria del tranvía de Bilbao a Santurtzi ante la gran inversión realizada sin resultado alguno, el 8 de noviembre de 1892 se vio obligada a anunciar la venta de todo el material eléctrico utilizado en esta frustrada experiencia, con lo que se daba definitivo carpetazo al primer proyecto de movilidad eléctrica en Euskadi.

Fotografía de uno de los prototipos utilizados en los ensayos del primer tranvía eléctrico de Bilbao a Santurtzi. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
Plano de las líneas de tranvías de Bilbao a Santurtzi y a Algorta, los primeros electrificados en el Estado. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
¡ESTA VEZ SÍ!
 
Bilbao siempre se ha destacado por el carácter emprendedor de sus gentes. El fracaso de la primera electrificación no impidió que pronto se volviera a pensar en la implantación de la tracción eléctrica. En el otoño de 1894 los arruinados propietarios del tranvía de Santurtzi vendieron su línea a la sociedad colectiva José Ysaac Amann en la que participaba, entre otros, el famoso empresario Víctor Chávarri. En enero de 1895 los nuevos gestores, que también eran titulares del tranvía de Bilbao a Algorta, contrataron con la firma alemana Allgemeine Elektricitäts-Gesellschaft, más conocida por sus iniciales A.E.G., la electrificación de sus dos líneas. En esta ocasión, la tecnología elegida fue la acertada, no en vano, la empresa berlinesa era la licenciataria en Europa de las patentes de Frank J. Sprague, el padre del tranvía eléctrico, con lo que en poco más de un año se completó la nueva instalación que entró en servicio el 1 de febrero de 1896.

El 1 de febrero de 1896 se inauguró el primer tranvía eléctrico del Estado, entre Bilbao y Santurtzi. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
Primitivo tranvía eléctrico de Bilbao a Santurtzi, fotografiado cerca de Zorrotza. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
A diferencia del primer intento de electrificación, el realizado en 1896 pronto alcanzó el éxito. En consecuencia, sus promotores decidieron extender el nuevo sistema de tracción a la línea de Bilbao a Algorta, que entró en servicio el 15 de marzo de 1897.

Los tranvías eléctricos de Bilbao a Santurtzi también se emplearon en el transporte de mercancías. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
En 1897 se electrificó la línea de Bilbao a Algorta. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
Donostia estuvo en todo momento atenta a lo que sucedía en la vecina Bilbao y a la vista de los buenos resultados alcanzados en el tranvía de Santurtzi, decidió electrificar la línea que enlazaba Venta Berri con el Boulevard, Pasaia y Rentería. El nuevo sistema de tracción entró en servicio el 29 de octubre de 1897. De este modo, las dos capitales vascas se convirtieron en las primeras ciudades del Estado en emplear la tracción eléctrica en sus tranvías. En 1898 se electrificaron los de Madrid, en 1899 los de Barcelona y en 1900 los de València. Euskadi fue ya, hace 130 años, pionera en la movilidad eléctrica.

Donostia electrificó su red de tranvías en 1897. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 
 
Pin It
Free counters!

 

EL TIEMPO

En Santander:
AFECAN