11518481
Hoy
Ayer
En la semana
Semana anterior
En el mes
Último mes
Todos
1812
5710
30514
486956
106048
250842
11518481

Su IP: 107.23.37.199
19-07-2019 08:34
Visitors Counter

jueves, 20 de junio de 2019

130 AÑOS DE MOVILIDAD ELÉCTRICA EN EUSKADI (I)

 
Los trenes eléctricos de la Compañía del Norte impresionaron al bertsolari Txirrita. Irun, 1955. Fotografía de Christian Schnabel. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril 

Gizon abilla zan eletrika
sortu zuben maisu ori,
piska-piska bar arrek graduak
bajatu zizkan subari


De los versos de Txirrita dedicados a la electrificación del Ferrocarril del Norte
La tracción eléctrica eliminó los malos humos del tren. Fotografía de Lawrence G. Marshall. Abando, 1956

INTRODUCCIÓN

Como ya dijo hace casi cien años el bertsolari Txirrita, la electricidad puede generarse gracias a la fuerza del agua, pero también con la ayuda del viento o del sol. En definitiva, la electricidad es la única energía que es posible producir a partir de fuentes renovables y, en consecuencia, respetuosas con el medio ambiente.
La electrificación convirtió al tren en el sistema de transporte más respetuoso con el medio ambiente. Fotografía de Liberto Macazaga. Archivo de Javier Suso
 
El transporte es una de las actividades más contaminantes de las sociedades modernas. En consecuencia, su electrificación resulta imprescindible si se desea conjugar el desarrollo con la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente.
Euskotren es líder en la movilidad eléctrica en Euskadi. Fotografía de Juanjo Olaizola
 
El tren es, sin duda, el mejor ejemplo de las virtudes de la tracción eléctrica. Cuando este medio inició su andadura en 1830, funcionaba con humeantes locomotoras de vapor que quemaban carbón en sus calderas. Desde 1879 y gracias a la electricidad, ha pasado de ser un medio de transporte altamente contaminante a convertirse en el más respetuoso con el entorno.
Los modernos tranvías contribuyen a la movilidad eléctrica. Fotografía de Juanjo Olaizola
El metro es un actor fundamental en el transporte sostenible. Fotografía de Juanjo Olaizola
 
En Euskadi, la tracción eléctrica dio sus primeros pasos hace ya 130 años. Es por tanto, una magnífica ocasión para conocer su historia, su presente y su futuro.
Primer prototipo de tren eléctrico, presentado por Siemens en 1879. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

LOS INICIOS DE LA MOVILIDAD ELÉCTRICA

Los orígenes de la tracción eléctrica están unidos al propio conocimiento de esta tecnología en aspectos como la producción, la distribución y el consumo final. Algo tan cotidiano como encender una bombilla apretando un interruptor era hace tan sólo 130 años una experiencia revolucionaria.
En 1879, un año antes de que Edison patentase la bombilla eléctrica, Siemens ensayó en la Feria de Berlín el primer tren eléctrico del mundo. Pese a que su prototipo parecería a nuestros ojos una atracción de feria, con él demostró las posibilidades de la electricidad en el sector del transporte.
 
El primer tranvía eléctrico del mundo, construido por Siemens, funcionó en Berlín en 1881. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
Frank Sprague sentó en los tranvías de Richmond los principios básicos de la tracción eléctrica. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
Dos años más tarde Siemens dio un nuevo paso y estableció en Berlín el primer tranvía eléctrico del mundo. Su ejemplo sería seguido por otros técnicos e ingenieros, que fueron perfeccionando su funcionamiento hasta que en la primavera de 1888 el norteamericano Frank J. Sprague sentó las bases fundamentales para el desarrollo de este medio de transporte en la ciudad de Richmond (USA), con conceptos que, 130 años más tarde, se mantienen en vigor. Entre ellos destaca la alimentación dinámica mediante catenarias, con las que se superaron las limitaciones de las baterías y se hizo innecesario transportar su enorme peso y volumen.
Tras el éxito técnico de Sprague en Richmond, la tecnología del tranvía eléctrico se extendió por todo el mundo. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
El ferrocarril de Baltimore & Ohio fue el primero en el mundo en apostar por la tracción eléctrica. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
 
En 1895 entró en servicio la primera electrificación ferroviaria del mundo, en Baltimore (USA). Desde entonces, la tracción eléctrica se ha expandido progresivamente por los ferrocarriles que, en la actualidad, suman más de 260.000 kilómetros, a los que deben añadirse los millares de kilómetros de tranvías trolebuses y metros repartidos por más de 500 ciudades del mundo, todos ellos movidos gracias a la electricidad.
En la actualidad, la tracción eléctrica ferroviaria suma más de 275.000 kilómetros. En Suiza, toda la red ferroviaria está electrificada. Fotografía de Juanjo Olaizola
 
Pin It
Free counters!

 

EL TIEMPO

En Santander:
AFECAN