27847303
Hoy
Ayer
En la semana
Semana anterior
En el mes
Último mes
Todos
21532
19476
59696
16699270
167012
682830
27847303

Su IP: 35.172.223.251
09-08-2022 02:23
Visitors Counter

lunes, 27 de junio de 2022

EL FERROCARRIL DE ULÍA (IV)

 

 

Estación inferior del teleférico del monte Ulía. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

280 metros

280 metros eran los que superaba en su trayecto el primer teleférico construido en España para el transporte de personas. Al igual que el primer ferrocarril eléctrico del país, esta instalación pionera también se instaló en el donostiarra monte Ulía.

Este curioso sistema de transporte, inaugurado el 30 de septiembre de 1907, fue diseñado por el ilustre ingeniero Leonardo Torres Quevedo. La línea, como se ha señalado, con una longitud total de 280 metros, superaba un desnivel de 28 metros y, además, cruzaba en su trayecto una gran vaguada que añadía espectacularidad al trazado.

 

Espectacular “vuelo” del teleférico del monte Ulía en su camino a la cumbre. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

El sistema disponía de una vía portante formada por seis cables de 19 milímetros de diámetro, firmemente anclados al terreno en el extremo inferior, mientras que en la estación superior se regulaba su tensión mecánica mediante contrapesos. La barquilla, con capacidad para 14 viajeros, estaba formada por una ligera estructura tubular dotada de dos ejes que contaban, cada uno de ellos, con seis poleas acanaladas que rodaban sobre los cables portadores.

 

Estación superior del teleférico del monte Ulía, en la que se ubicó el sistema de contrapesos que regulaba la tensión mecánica de los cables de sustentación. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

La tracción del teleférico estaba asegurada por otro cable impulsado por un motor de corriente continua de 1,5 caballos de potencia a 1.200 revoluciones, alimentado directamente desde las instalaciones de electrificación del ferrocarril. En caso de falta de energía eléctrica en pleno viaje, la barquilla podía retornar a la estación inferior por efecto de la gravedad, regulando el conductor la velocidad mediante un freno manual.

 

Tras el éxito del transbordador del monte Ulía, Torres Quevedo realizó una instalación similar, “The Spanish Aerocar”, en las cataratas del Niágara. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

Tras la positiva experiencia del sistema, Leonardo Torres Quevedo construyó un nuevo transbordador en Canadá, en concreto sobre las cataratas del Niágara. Inaugurado el 18 de agosto de 1916, esta línea cubre una distancia de 539 metros y salva un desnivel de 76 metros, pudiendo transportar un total de 25 pasajeros. A diferencia de su predecesor guipuzcoano, esta instalación, conocida como “The Spanish Aerocar” se encuentra en servicio y tiene la consideración de monumento nacional.

 

 

 

 
Pin It
Free counters!

 

EL TIEMPO

En Santander:
AFECAN