19164888
Hoy
Ayer
En la semana
Semana anterior
En el mes
Último mes
Todos
7369
11103
18472
8093103
94856
470149
19164888

Su IP: 3.237.97.64
08-03-2021 18:29
Visitors Counter

domingo, 31 de enero de 2021

125 AÑOS DE TRACCIÓN ELÉCTRICA EN ESPAÑA (I)

 
El 1 de febrero de 1896 se inició la historia de la tracción eléctrica en España, con la inauguración de la electrificación del tranvía de Bilbao a Santurtzi. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

Hace 125 años, el 1 de febrero de 1896, se movió por primera vez en España un vehículo ferroviario que, en lugar de emplear la tracción vapor o la más arcaica fuerza de los animales de tiro, utilizó una fuente de energía entonces novedosa: la electricidad. Este acontecimiento, que tuvo lugar en el tranvía de Bilbao a Santurtzi, fue el primer paso para convertir al ferrocarril en lo que es hoy en día: el sistema de transporte más respetuoso con el medio ambiente.

 

Tranvía eléctrico de Bilbao a Santurtzi fotografiado entre Sestao y Portugalete. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

El tranvía de Bilbao a Santurtzi, inaugurado en 1882, atendía, además de las poblaciones que figuraban en su razón social, núcleos como Barakaldo, Sestao y Portugalete que, en aquellos momentos, experimentaban un rápido crecimiento demográfico gracias al desarrollo de las primeras industrias siderúrgicas que, años más tarde, darían lugar a la constitución de los míticos Altos Hornos de Vizcaya. El creciente número de habitantes de la zona atendida por sus vías proporcionó notables ingresos a los promotores del tranvía, pero la construcción de un ferrocarril prácticamente paralelo entre Bilbao y Portugalete, abierto en 1888, obligó a la sociedad tranviaria a mejorar el rudimentario servicio que prestaban sus coches remolcados por mulas, para poder competir con las veloces locomotoras de vapor del tren. Con este propósito, pronto se interesaron por la utilización de la tracción vapor, como sucedía en otras capitales como Barcelona o València, aunque finalmente se decantaron por emplear la fuerza de la electricidad.

 

En 1881 se ensayó en Berlin el primer tranvía eléctrico. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

El primer paso: los tranvías

 

En un principio, los rectores del tranvía de Bilbao a Santurtzi contrataron los servicios de un ingeniero norteamericano, Edward P. Thompson, quien en enero de 1888 recomendó contratar todos los equipos necesarios a la Anglo-American Brush Electric, una de las empresas más destacadas del sector. Es preciso tener en cuenta que, en aquel momento, la tracción eléctrica se encontraba prácticamente en mantillas ya que apenas transcurrido siete años desde que los hermanos Siemens realizaran las primeras experiencias en Berlín. Aspectos que en la actualidad parecen obvios, como el aprovechamiento de los carriles para el retorno de la corriente eléctrica, la utilización de una línea aérea de alimentación o el acoplamiento directo de los motores mediante simples y robustas relaciones de engranajes, apenas habían iniciado su desarrollo en aquella época.

 

Primer prototipo de tranvía eléctrico para Bilbao y ensayado entre 1890 y 1892. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

Lamentablemente, la tecnología aportada por la Brush Electric no había alcanzado el grado de madurez necesario para garantizar la prestación de un servicio fiable y pese a la realización de numerosas pruebas entre 1890 y 1892, éstas fracasaron, desmontándose poco después las instalaciones. Tras las fuertes inversiones realizadas, este fiasco llevó a la ruina a los promotores del tranvía, que en 1894 sería adquirido por la sociedad colectiva José Ysaac Amann. En enero de 1895 los nuevos gestores, que también eran titulares del vecino tranvía de Bilbao a Algorta, contrataron con la firma alemana Allgemeine Elektricitäts Gesellschaft, A.E.G., la electrificación de sus dos líneas. En esta ocasión, la tecnología elegida fue la acertada, no en vano, la empresa berlinesa era la licenciataria en Europa de las patentes del norteamericano Frank J. Sprague, verdadero padre de la tracción eléctrica. En poco más de un año la firma alemana completó la construcción de la central generadora, el tendido de la línea de alimentación y la motorización de los antiguos remolques de mulas, por lo que el 1 de febrero de 1896 se pudo inaugurar la nueva instalación, en esta ocasión con un notable éxito.

 

San Sebastián contó con la segunda red de tranvías eléctricos de España. Fondo Georges Muller. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

La experiencia bilbaína fue seguida con suma atención por sus vecinos donostiarras y a la vista de sus magníficos resultados, los rectores de la Compañía del Tranvía de San Sebastián decidieron electrificar su línea de Donostia a Rentería. El 20 de agosto de 1897 entró en servicio el nuevo sistema de tracción con equipos suministrados por la firma suiza Sécheron y coches carrozados por Carde y Escoriaza de Zaragoza, actual fábrica de CAF en la capital aragonesa.

 

Madrid estrenó sus primeros tranvías eléctricos en 1898. Fondo Christian Schnabel. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril
Tras las dos capitales vascas, la tracción eléctrica se extendió paulatinamente a otras ciudades. Madrid inauguró sus primeros tranvías eléctricos el4 de octubre de 1898, Barcelona el 26 de enero de 1899 y el 22 de agosto del mismo año le llegó el turno a Sevilla. A estas ciudades pioneras les siguió València, el 24 de marzo de 1900; Tenerife, el 7 de abril de 1901; Zaragoza, el 5 de octubre de 1902 y un largo etcétera. Una década más tarde, España ya contaba con cerca de 600 kilómetros de líneas de tranvías con tracción eléctrica.

 

 

En 1902 se inauguró en San Sebastián el ferrocarril del Monte Ulía, primer ferrocarril con tracción eléctrica de España. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

Los primeros ferrocarriles eléctricos

Aunque comúnmente se afirma que la primera electrificación ferroviaria española fue la realizada por la Compañía de los Caminos de Hierro del Sur de España entre Gergal y Santa Fe (Almería) en 1911, ésta es una verdad a medias, ya que se trata de la primera electrificación de una línea de vía ancha, pero, para esa fecha ya había en España hasta cinco ferrocarriles de vía estrecha impulsados por la fuerza eléctrica.

 

En 1903 se inauguró el segundo ferrocarril eléctrico de España entre San Sebastián y Hernani. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

En España, los ferrocarriles de vía estrecha fueron pioneros en la utilización de la tracción eléctrica y de hecho, la primera concesión ferroviaria que empleó este sistema fue el modesto tren del Monte Ulía, inaugurado en San Sebastián el 8 de junio de 1902, nueve años antes que el de Gergal a Santa Fe. Ciertamente, en aquella época todavía no se había producido un claro divorcio entre las tecnologías ferroviarias y tranviarias, lo que sin duda ha generado cierta confusión sobre estas líneas pioneras, pero este pequeño trayecto, de poco más de tres kilómetros, era legalmente un ferrocarril y transcurría en su integridad sobre explanación propia.

 

La sección de Amara a Loiola del “Topo” donostiarra se encuentra electrificada desde 1903. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

Lo mismo sucede con otros precursores de la tracción eléctrica ferroviaria, como el tren de San Sebastián a Hernani, inaugurado el 2 de agosto de 1903. Aunque en 1958 se desmanteló parte de esta línea, la sección del popular “Topo” donostiarra comprendida entre las estaciones de Amara y Loiola formó parte de esta línea y, en consecuencia, es en la actualidad el tramo electrificado más antiguo todavía en servicio en España.

 

En 1907 entró en servicio el primer ferrocarril electrificado de Andalucía, la línea de vía métrica de Linares a Úbeda y Baeza. Fotografía de Trevor Rowe. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

A los dos pioneros guipuzcoanos les siguió en 1905 la electrificación del ferrocarril de Barcelona a Sarriá, hoy integrado en la red de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, y en 1907 los ferrocarriles de Linares a Úbeda y Baeza, en Jaén. Incluso, pocas semanas antes de la inauguración del ferrocarril de Gergal a Santa Fe, se inauguraba en Navarra, el 23 de abril de 1911, el ferrocarril de Pamplona a Sangüesa, el popular “Irati”, primero en España en utilizar la corriente alterna monofásica, la que en la actualidad utilizan las líneas de alta velocidad.

 

En 1911 se electrificó la primera línea de vía ancha de España, entre Gergal y Santa Fe, en corriente alterna trifásica. Fotografía de Trevor Rowe. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

En los años siguientes, la tracción eléctrica se extendió a otros ferrocarriles, repartidos por todo el país, proceso que se vio especialmente espoleado por la primera crisis energética que vivió España durante los años de la Primera Guerra Mundial y la consiguiente escasez de carbón debido a la caída de la extracción en el primer productor mundial del momento, Gran Bretaña, y a las dificultades a su transporte provocada por la guerra submarina. En todo caso, hasta la Guerra Civil, los ferrocarriles de vía estrecha lideraron la implantación de la tracción eléctrica y en 1936 solo 440 de los 1.165 kilómetros electrificados en España, es decir, el 37,7%, correspondían a líneas de vía ancha. Incluso la primera unión de dos capitales provinciales con trenes eléctricos se realizó en la línea de vía métrica de Bilbao a San Sebastián.

En 1929 se completó la primera electrificación entre dos capitales, el ferrocarril de vía métrica de Bilbao a San Sebastián. En 1939, Euskadi concentraba cerca del 40% de las electrificaciones ferroviarias de España. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

 

 
Pin It
Free counters!

 

EL TIEMPO

En Santander:
AFECAN