18516230
Hoy
Ayer
En la semana
Semana anterior
En el mes
Último mes
Todos
11861
20494
109521
7314838
368273
367956
18516230

Su IP: 3.239.40.250
22-01-2021 22:50
Visitors Counter

lunes, 14 de diciembre de 2020

HISTORIA DEL FERROCARRIL EN CIUDAD REAL, PRIMERA PARTE (1846-1941)

 

 

 

La Diputación de Ciudad Real ha publicado recientemente la primera parte del impresionante trabajo Historia del Ferrocarril en Ciudad Real realizado por un veterano ferroviario, Agustín Jiménez Cano, Ingeniero Técnico Industrial que ha desarrollado su amplia carrera profesional íntegramente en el ferrocarril, primero en Renfe y, más tarde, en Adif.

 

Estación de MZA en Ciudad Real. Fotografía de Juan Bautista Cabrera. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

Ya bregado en lides literarias, ha publicado la Historia de la calle Pozo Dulce en los años 50-60 y, sobre todo, su interesantísimo Diccionario técnico de electrificaciones ferroviarias, Agustín Jiménez aborda en su nueva obra la rica y azarosa historia del ferrocarril en la capital manchega. Aunque, inevitablemente, hay constantes referencias al devenir del tren en la provincia, y también fuera de ella, incluido el poco conocido e inconcluso ferrocarril de Socuéllamos a Ciudad Real, el trabajo se centra en especial en la historia ferroviaria de la ciudad y, sobre todo, de las cuatro estaciones que han llegado a prestar servicio en Ciudad Real durante el periodo histórico abordado en la obra, es decir, entre 1846 y 1941.

 

Fachada principal de la estación de MZA en Ciudad Real. Fotografía de Juan Bautista Cabrera. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

Agustín Jiménez aborda con maestría los orígenes del ferrocarril en su Ciudad Real natal, la apertura de la primera vía, con origen en el empalme de la línea de Aranjuez a Almansa en Alcázar de San Juan realizado por la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante, su posterior prolongación hasta la frontera portuguesa a cargo de otra empresa, la del ferrocarril de Ciudad Real a Badajoz, y su definitiva conversión en nudo ferroviario, con la construcción del ferrocarril directo de Madrid a Ciudad Real. En las 550 páginas del libro, profusamente ilustrado con fotografías y planos que permiten orientar al lector poco familiarizado con la capital manchega, el lector puede conocer con detalle la rivalidad entre las dos empresas ferroviarias que atendieron la ciudad, hasta la definitiva absorción del tren a la frontera por MZA, la evolución de los diversos edificios utilizados para el servicio de viajeros y mercancías, la historia de sus importantes talleres de reparación de locomotoras, la construcción, en los años treinta, de la variante de trazado que mejoró la conexión del ferrocarril directo de Madrid con la estación principal, el material móvil y cualquier otro detalle de la historia de este medio de transporte en Ciudad Real. 

 

Detalle de la estación de Ciudad Real. Fotografía de Juan Bautista Cabrera. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

En definitiva, Historia del Ferrocarril en Ciudad Real, fruto de un trabajo de investigación exhaustivo y riguroso, pero, a su vez, fácil de digerir y que engancha al lector desde la primera página, es un trabajo imprescindible para el conocimiento del devenir de este medio de transporte en la capital manchega que, desde luego, merece un lugar destacado en la biblioteca de cualquier investigador, estudioso o aficionado del ferrocarril. Solo nos queda esperar que en breve, tal y como anuncia su autor, se publique el segundo volumen, que completará la historia ferroviaria de la capital manchega con acontecimientos tan destacados como la llegada de la electrificación, el fin de la tracción vapor y, sin duda, un acontecimiento tan trascendental como la apertura de la primera línea de alta velocidad de España en 1992, con los grandes cambios que implicó en la red ferroviaria de Ciudad Real.

 

 

 

Pin It
Free counters!

 

EL TIEMPO

En Santander:
AFECAN