16643078
Hoy
Ayer
En la semana
Semana anterior
En el mes
Último mes
Todos
18508
17844
141762
5414871
484686
475636
16643078

Su IP: 34.205.93.2
27-09-2020 18:12
Visitors Counter

sábado, 29 de agosto de 2020

50 ANIVERSARIO DE LA CLAUSURA DE LOS FERROCARRILES DE PEÑARROYA A FUENTE DEL ARCO Y PUERTOLLANO (y IIII)

 

 

Locomotora “tunecina” 150-863 en cabeza de un tren de mercancías de la SMMP. Fotografía de Gustavo Reder. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

 

LAS TUNECINAS

Tras la Guerra Civil, la renovación del parque de tracción de los ferrocarriles españoles era una necesidad de primer orden. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial y el posterior bloqueo de las potencias vencedoras a la España franquista impidieron la importación de nuevas locomotoras, mientras que la industria nacional se encontraba desbordada por los numerosos pedidos y la falta de toda clase de materiales y energía para su realización, consecuencia de las restricciones y de las erróneas políticas de racionamiento impuestas por el gobierno. Además, la nueva Renfe tenía prioridad absoluta frente a las demás compañías ferroviarias de vía estrecha. Por ello, no es de extrañar que algunas de ellas aprovecharan la posibilidad de adquirir de ocasión vehículos de segunda mano en terceros países, como es el caso del “trenet” valenciano y sus famosos “portugueses”, los automotores diésel Brissonneau et Lotz comprados en Francia por Santander-Bilbao, Cantábrico y Económicos de Asturias o los automotores eléctricos Alsthom del Toulouse-Castres que obtuvieron Ferrocarriles Vascongados y Suburbanos de Bilbao.

Entre las compras de ocasión más singulares cabe destacar la de tres lotes de máquinas de vapor adquiridas por tres empresas ferroviarias de nuestro país a los ferrocarriles de Túnez. Joan Alberich, en el Nº 12 de la Revista de Historia Ferroviaria narró con detalle las diversas operaciones realizadas por los Ferrocarriles de La Robla, Minas y Ferrocarril de Utrillas y la SMMP para comprar en el país norteafricano varias máquinas de características prácticamente desconocidas en la vía métrica española.

Robla adquirió en Túnez cinco elegantes “pacific” para el arrastre de sus trenes correo entre León y Bilbao, mientras que Utrillas incorporó a su parque diez grandes locomotoras articuladas sistema “Mallet”, muy apropiadas para remolcar sus pesados trenes de carbón. Por su parte, la SMMP compró tres locomotoras con un rodaje único en España, con un eje libre delantero y cinco ejes motores, “decapod”, máquinas verdaderamente impresionantes para un ferrocarril de vía métrica.

Construidas por la Franco-Belge en 1930, SMMP adquirió sus tres locomotoras en 1953. Tras su llegada a Peñarroya fueron sometidas a un profundo proceso de puesta a punto, en el que curiosamente no llegaron a ser rematriculadas, por lo que en España prestaron servicio con la misma numeración que en su país de origen, en concreto, 150-859, 150-863 y 150-864. En todo caso, su resultado no debió ser el esperado ya que a principios de los años sesenta ya habían sido apartadas. Su breve vida activa pudo estar determinada por la caída que experimentó en aquellos años el tráfico de mercancías, la llegada de las primeras locomotoras diésel y, probablemente, por presentar unas dimensiones excesivas para las necesidades y capacidades del ferrocarril de Fuente del Arco-Peñarroya-Puertollano.

 

 
Pin It
Free counters!

 

EL TIEMPO

En Santander:
AFECAN