13674583
Hoy
Ayer
En la semana
Semana anterior
En el mes
Último mes
Todos
11573
11564
63871
2571907
329697
314221
13674583

Su IP: 3.226.122.74
28-02-2020 20:55
Visitors Counter

domingo, 26 de enero de 2020

165 ANIVERSARIO DEL FERROCARRIL DE VALÈNCIA A XÀTIVA (Y IIII)

 

Vista del coche de tres ejes con imperial C-3605, construido por Material Móvil y Construcciones de Zaragoza en 1924 para para la línea de València a Xàtiva. Fotografía de Peter Willen
 
Coches imperiales
 
A la vista de la denominación de “coches imperiales”, quien no tenga demasiados conocimientos en materia de ferrocarriles puede llegar a pensar que se debe tratar de vehículos de gran lujo, destinados a cubrir con toda clase de comodidades las necesidades de viaje de emperadores y otros jefes de estado. ¡Nada más lejos de la realidad!
 
En realidad, los coches con imperial son los que disponen de un segundo piso. Utilizados preferentemente en los servicios de cercanías de las grandes ciudades, de este modo es posible transportar más viajeros que en un tren convencional y por ello son particularmente apreciados en líneas en las que se registra una gran demanda. Por ejemplo, son muy comunes en los trenes suburbanos que confluyen en las diversas estaciones de París y la propia Renfe dispone, en la actualidad, de dos series, la 450 y la 451, formadas por unidades eléctricas de dos pisos.
 
En todo caso, los trenes de cercanías de dos pisos de Renfe son un producto relativamente moderno, introducidos a principios de los años noventa con la puesta en marcha del primer plan integral para impulsar los servicios de cercanías en las grandes capitales, el popularmente conocido como “Plan Felipe”. Sin embargo, en el pasado también circularon esta clase de vehículos en la red ferroviaria española, en concreto en la línea de València a Xàtiva y también en su afluente de vía estrecha de Carcaixent a Dènia, así como en algunas redes de tranvías urbanos.
 
El ferrocarril de València a Xàtiva reunía dos condiciones que favorecieron el uso de coches imperiales. Por una parte, los importantes pueblos del entorno de la capital del Turia como Carcaixent, Alzira o Algemesí, proporcionaban un notable tráfico de cercanías. Por otra, la ausencia de túneles permitía la utilización de coches con un gálibo superior al habitual y, además, evitaba que la concentración de humos pudiera resultar excesivamente molesta para los viajeros.
 
Los primeros veinte coches con imperial y dos ejes, llegaron a València en 1862 y fueron construidos por la firma francesa Delettrez Père, empresa que un año más tarde entregó otras quince unidades. Se mantuvieron en servicio hasta 1905. Más tarde, en 1883, el parque se reforzó con otros 25 vehículos, en esta caso suministrados por la firma francesa Dyle Bacalan y nueve años más tarde llegaron otras ocho unidades, las primeras de esta clase construidas en España por Material para Ferrocarriles y Construcciones de Barcelona. En todo caso, los más recordados fueron los doce que construyó en 1924 Material Móvil y Construcciones, antiguos talleres de Carde y Escoriaza de Zaragoza, que prestaron servicio hasta los años sesenta, cuando fueron sustituidos por los Ferrobuses.

 

 


 
Pin It
Free counters!

 

EL TIEMPO

En Santander:
AFECAN