12322129
Hoy
Ayer
En la semana
Semana anterior
En el mes
Último mes
Todos
4678
7908
30914
1239381
166333
265225
12322129

Su IP: 3.231.228.109
16-10-2019 12:32
Visitors Counter

domingo, 5 de febrero de 2017

Historias del vapor (XLIX): Elegantes, eficaces...míticas (RENFE 030-2413 a 030-2448)

 
En un lugar de honor del excelente Museo del Ferrocarril de Asturias se encuentra, perfectamente conservada la locomotora Norte 1672. Pues bien, a mediados de 2016 esta locomotora fue noticia, al menos en el mundo  de los aficionados al ferrocarril, al recuperar la placa con el nombre con que había sido bautizada, allá por el año 1881.  Ésta había sido recogida a mediados de los años 60 y guardada en el Museo del Ferrocarril de Delicias para que, en caso de un previsible desguace, al menos quedara su memoria. Ahora  vuelve a ser la “Varela de Montes”, la única representante  que nos queda de una gran familia de locomotoras de la Compañía del Norte que alcanzaron su categoría de mito como responsables durante muchos años del arrastre de trenes de viajeros por los puertos de Manzanal y sobre todo de Pajares, del mismo modo como las 040 “Verracos” lo fueron sobre todo de los trenes de mercancías por esos mismos puertos.


La Norte 1672 "Varela de Montes" en el Museo del Ferrocarril de Asturias (foto: Ángel Rivera)
El origen de estas locomotoras hay que buscarlo cuando, tras la quiebra de la Compañía del Noroeste, tomó su relevo en 1880 la nueva Compañía de los Ferrocarriles de Asturias, Galicia y León (AGL) -a la que ya me he referido algunas veces en este blog- y en la que tenía una amplia participación la Compañía del Norte.  La potencia económica con que arrancaba esta compañía quedó patente por la amplia adquisición de locomotoras que rápidamente llevó a cabo. Encargó nada menos que 24 máquinas del tipo 2-2-0 y 36 del tipo 0-3-0. Parece que en esta decisión influyó mucho Norte, ya que entre sus planes estaba probablemente el hacerse pronto con la AGL y podría aprovechar en otras líneas gran parte de ellas, que en esta situación se adquirían con franquicias arancelarias. 

Además de estos grandes lotes, la AGL también disponía de otras locomotoras prácticamente nuevas, tales como las adquiridas por el Consejo de Incautación de la Compañía del Noroeste, a las que ya me he referido anteriormente en esta entrada y en esta otra.
 
Si nos centramos ya  en estas sesenta locomotoras adquiridas por la AGL,  podemos recordar que, de las veinticuatro 2-2-0, nueve llegaron a RENFE y ocuparon la serie 220-2011 a 220-2019, y a ellas me referí en esta otra entrada.  Es ahora por tanto el momento de recordar la historia de las treinta y seis 0-3-0.
 
Eran unas magníficas máquinas que representaban el "estado del arte" de la época y que, por otra parte, presentaban unas líneas muy armoniosas. Tenían una potencia de 653 CV con un timbre ya de 10 kg/cm2, un diámetro de ruedas motoras de 1,390 m (que en la práctica las convertía en locomotoras mixtas) y un esfuerzo de tracción de 5776 kg. La distribución era por sistema Allan y se diferenciaban de las bourbonnais puras en que el hogar reposaba sobre el último eje, lo que las daba más estabilidad de marcha a velocidades relativamente elevadas.
 
Un lote de quince de estas locomotoras fue encargado a la factoría alemana Kessler que las sirvió en dos entregas: diez en 1881 y cinco en 1882. En la AGL recibieron la numeración 322 a 336 y fueron bautizadas con nombres de ilustres personajes de la política, la literatura o el arte tales como "Don Pelayo", "Jovellanos", "Velázquez" o "Calderón de la Barca".


La 322 del AGL  "Don Pelayo" servida por Kessler en 1881 (foto de fábrica)
 
El  segundo lote de 21 máquinas fue suministrado por la también empresa alemana Hartmann que envió diez en 1881 y el resto entre 1882 y 1883. Recibieron los números 301 a 321 y de nuevo fueron bautizadas con nombres de personajes ilustres tales como "Cervantes", "Isabel  la Católica" o "Méndez Núñez". Cuando la AGL fue en 1885 absorbida por el Norte, las 38 locomotoras pasaron a ser las 654 a 689 y tras la renumeración fueron las 1654 a 1689.

Todas estas locomotoras fueron rápidamente destinadas los trenes de viajeros de las líneas del AGL y dos de ellas, la "Don Pelayo" y la "Jovellanos" tuvieron un papel protagonista en la inauguración real de la rampa de Pajares.


La 1672 de Norte "Varela de Montes" en el álbum motor RENFE de 1947

Una buena muestra de la calidad de estas máquinas es que, aún con los duros trabajos a que estaban sometidas, todas llegaron a RENFE excepto una que fue destruida en la Guerra Civil. Conformaron la serie 030-2413 a 030-2448. Hasta 1954 todas ellas se concentraban en tres depósitos: Oviedo tenía veintidós, León siete y Monforte otras siete. Eran los depósitos cercanos a las grandes rampas de Brañuelas y Pajares aunque ya en esta época otras locomotoras de vapor más potentes, y sobre todo las eléctricas, las habían relevado de los cometidos principales o más difíciles.


Una bella imagen de la 030-2420 "San Fernando" (foto: autor desconocido/a través de Pacheco/Forotrenes)
La 030-2433 en León (foto: autor desconocido)
En 1955 se desguazó ya una de ellas, la 2428. En 1956 corrieron la misma suerte las 2426 y 2432. En 1962 quedaban aún 30 aunque una estaba apartada, estando 24 de ellas en Oviedo y apareciendo alguna en Vigo y León. Este año cayeron bajo el soplete las 2424 y 2446 y en 1965 las 2435 y 2442


La 030-2420 en Mieres en 1960
La 030-2446 en el depósito de Monforte en mayo del 64. En esta fecha, estaba oficialmente desguazada (foto: J. Champion)
En 1966 fueron definitivamente retiradas y quedaron varias de ellas apartadas esperando el desguace en estaciones como Paredes de Nava, en Palencia pudiéndose salvar allí algunas de sus placas para el Museo Ferroviario donde permanecen expuestas.


La 030-2444 en La Coruña en abril de 1966 (foto: J. Sloane)
La 030-2438 tambièn en La Coruña en 1966 (foto: J. Sloane)
Tras su baja definitiva en RENFE , al menos nueve se vendieron a distintas empresas mineras asturianas tales como Hulleras del Turón, Duro Felguera  o la Fábrica de Mieres quedando al  final varias de ellas integradas en la empresa nacional HUNOSA. A una de ellas, la primera de la serie, la 030-2413 “Don Pelayo”,  que como comentaba antes había participado en la inauguración de la línea de Pajares, se la intentó salvar del desguace pero ese profundo desinterés que a veces ha acompañado a los responsables de la gestión y conservación de nuestro patrimonio histórico no lo hizo posible. Desapareció en 1983/84.


Una locomotora de esta serie fotografiada en explotaciones mineras de Asturias en mayo de 1967 (foto: David Cooke/cortesía Fernando Rodriguez)


La 030-2441 en las minas de Aller en 1971 (foto: Colin Garrat/cortesía Fernando Rodriguez)

Todavía en 1974, la 030-2441 seguía bajo presión (foto: Kees Wielemaker/cortesía Fernando Rodriguez))

Otra bella imagen de la 030-2441 en julio de 1974 (foto: Kees Wielemaker/cortesía Fernando Rodriguez)


La 030-2431 ya abandonada en Mieres a la espera de su desguace....o de su conservación  (foto: Manolo Serrano)
Entre las retiradas en Paredes de Nava se encontraba la 030-2431 “Varela de Montes” que fue una de las adquiridas por la Fábrica de Mieres. Estuvo trabajando allí varios años dedicada al transporte interno de trenes de carbón.  Por suerte, tras ser apartada y en un estado lamentable, fue donada al Museo de Asturias donde, como indicaba al comienzo de esta entrada, hoy se encuentra magníficamente conservada como un homenaje a todos los hombres y máquinas de la epopeya del Pajares.


 


FUENTES CONSULTADAS

Reder, G y Fernández Sanz, F. (2011): Locomotoras de Norte. Historia de la tracción vapor en España. Tomo II. Ed. Revistas Profesionales

Forotrenes
 
Pin It
Free counters!

 

EL TIEMPO

En Santander:
AFECAN