Imprimir
Categoría: HISTORIA
Visto: 220

historiastren.blogspot.com.es

26 marzo 2019

EL FERROCARRIL DE LUTXANA A MUNGIA (IIII)

 

 

 


 
Unidad Naval de Euskotren fotografiada en el apeadero de Sangroniz. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi
 
De Lutxana a Sondika
 
El cierre del 11 de mayo de 1975 de la línea de Mungia no fue total, ya que se mantuvo en servicio su primera sección, entre Lutxana y Sondika, de poco menos de 5 kilómetros. Las razones de su supervivencia fueron dos; la primera, el hecho de que la zona que recorría contaba todavía con diversas industrias que generaban cierto  movimiento de viajeros, sobre todo obreros que acudían a sus centros de trabajo; la segunda, que este tramo resultaba imprescindible para mantener la unión de las líneas operadas por Ferrocarriles y Transportes Suburbanos, ya que de haberse suprimido, el ferrocarril de Bilbao a Lezama habría quedado completamente aislado.
Automotor MAB-2 de Euskotren, adaptado al servicio con agente único en la línea de Lutxana a Sondika. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi
 
El 19 de diciembre de 1977, la empresa Ferrocarriles y Transportes Suburbanos de Bilbao pasó a ser gestionada por la empresa pública estatal Feve, que asumió la operación de sus antiguas explotaciones ferroviarias, incluida la sección de Lutxana a Sondika. Un año más tarde, todas ellas fueron transferidas al recién creado Consejo General Vasco y, posteriormente, a partir del 23 de mayo de 1982, se integraron en la Sociedad Pública Eusko Trenbideak/Ferrocarriles Vascos, S.A.
El ferrocarril de Lutxana a Sondika protagonizó las primeras pruebas de los nuevos tranvías de Bilbao. Fotografía de Juanjo Olaizola
 
En 1990, con el fin de reducir al máximo los gastos de explotación, Euskotren implantó un servicio de trenes con agente único en el que, de forma análoga a los autobuses, el maquinista también efectuaba las labores de venta de billetes a los viajeros. Sin embargo, el progresivo cierre de las empresas de la zona hizo que el tráfico de viajeros cayera en picado y, en consecuencia, el 1 de enero de 1997 se suspendió el servicio de transporte de viajeros entre Lutxana y Sondika, debido a la bajísima demanda que registraba. Sin embargo, este pequeño trayecto se mantuvo operativo como ramal de enlace de la línea de Bilbao a Lezama con las cocheras de Lutxana, dónde se realiza el mantenimiento del material móvil que atiende este servicio, además de conservarse en este punto un enlace físico con la línea Nº 1 del Metro de Bilbao.
El ferrocarril de Lutxana a Sondika también fue escenario de las primeras pruebas de las modernas locomotoras duales TD-2000 de Euskotren. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi
 
Junto al paso del material móvil de la línea de Lezama en sus desplazamientos a los talleres de Lutxana, el ferrocarril de Sondika también se ha utilizado como tramo de pruebas y ensayos. Así, en el año 2002 se realizaron en él todo tipo de pruebas con los nuevos tranvías que en la actualidad circulan por las calles de Bilbao y en 2009 sus vías fueron el escenario de la puesta a punto de la primera locomotora dual de la serie TD-2000 de Euskotren. Por otra parte, también se ha utilizado como recorrido alternativo en caso de interrupción por obras del acceso habitual de los trenes de Lezama a Bilbao a través del primitivo túnel de Artxanda. En 2001 fue empleado con este fin durante el verano y, a partir del 1 de junio de 2015, recuperó el tráfico de viajeros con motivo de la construcción de la línea 3 de metro de Bilbao. Una vez inaugurada ésta en abril de 2017, se ha mantenido el servicio de viajeros de lunes a viernes en este histórico trayecto.
En la actualidad, las modernas unidades de la serie 950 de Euskotren atienden los servicios de la línea de Lutxana a Sondika. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi