21 | 04 | 2019

RAJOY EJECUTÓ EL 62,1% DE LOS FONDOS PRESUPUESTADOS PARA EL AVE DE EXTREMADURA; ZAPATERO, EL 33,9%

ABC.es

5 febrero 2019

Rajoy ejecutó el 62,1% de los fondos presupuestados para el AVE de Extremadura; Zapatero, el 33,9%

Entre los años 2005 y 2017, los Gobiernos del PP destinaron casi 274 millones de euros más que los Ejecutivos del PSOE a la alta velocidad en la región

Enrique Delgado SanzEnrique Delgado Sanz
@Delsanz
Seguir

MadridActualizado:04/02/2019 08:30h

15

Noticias relacionadas

Con tono solemne y pidiendo perdón a los extremeños, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, desgranó el pasado jueves en la comisión extraordinaria del Congreso a la que fue llamado a capítulo la situación del sistema ferroviario de Extremadura. Sin despegar la vista del papel, Ábalos dio a sus señorías «unas pinceladas» de lo que su equipo «se encontró» cuando desembarcó en el Ministerio. «Hemos pasado de los 919 millones de euros licitados entre 2006 y 2011 a los 480 entre 2012 y 2017», aseguró el ministro, quien prefirió centrarse en las licitaciones antes que rendir cuentas sobre el grado de ejecución del dinero presupuestado, al menos, en materia de Alta Velocidad. Normal, porque la cosa cambia y los números contradicen la estrategia del Gobierno que, desde que llegó, echa balones fuera y critica que la mala situación del ferrocarril extremeño se debe a la herencia recibida del PP.

Según los datos del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) a los que ha tenido acceso ABC, entre 2005 y 2011, con José Luis Rodríguez Zapatero y el PSOE en La Moncloa, se ejecutó el 33,9% del dinero que el Gobierno socialista presupuestó para impulsar la Alta Velocidad en la región. Es decir, 3 de cada 10 euros llegaron a buen puerto pero hubo otros 7 que se perdieron. Entre 2012 y 2017, con Mariano Rajoy y el PP al frente del Ejecutivo, el grado de cumplimiento con lo presupuestado en la misma materia fue mayor y alcanzó el 62,1%. En estos casos, el dato más fiable es el grado de ejecución, porque hace referencia al dinero que se ha invertido de forma real en los proyectos, al margen del volumen presupuestado que se haya quedado en el limbo. Las licitaciones a las que habitualmente recurre Ábalos, tanto en sede parlamentaria como en sus ruedas de prensa, en cambio, se pueden cumplir o no, ya que son un paso inicial en estos procedimientos.

En la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero, comprendida entre los años 2005 y 2011 -se excluye 2004 puesto que las inversiones fueron de apenas 34.000 euros-, la línea de Alta Velocidad Madrid-Extremadura recibió unas inversiones reales, según detalla Adif, de 417,88 millones de euros. Esta cifra representó el 33,94 % de los 1.231,25 millones de euros que los sucesivos Ejecutivos socialistas, a través de Adif y Adif Alta Velocidad, presupuestaron en aquel periodo para dicho eje. Por su parte, en la era de Mariano Rajoy, entre 2012 y 2017, la alta velocidad extremeña recibió 691, 11 millones de euros. Este guarismo equivale al 62,11% de lo presupuestado que, sin embargo y en valores absolutos, fue algo menor que en época socialista: 1.112, 72 millones por los 1.231, 25 millones de los siete años socialistas.

 

Más inversión

 

Las cifras absolutas de inversión real anual, es decir, el volumen de lo presupuestado que realmente se ejecutó después, favorecen también a Rajoy. Bajo sus mandatos se invirtieron casi 274 millones de euros más en la Alta Velocidad extremeña que durante los Ejecutivos de Zapatero que, además y en comparación, se extendieron un año más y gozaron de varios ejercicios de bonanza económica hasta la irrupción de la crisis económica. En síntesis: Rajoy ejecutó más dinero en menos tiempo. En sus seis ejercicios desde La Moncloa, el popular invirtió de media 115,18 millones de euros en cada año. En los siete ejercicios de Zapatero, mientras tanto, el mismo cálculo desvela que la dotación ejecutada anualmente se quedó en 59,7 millones de euros.

Al margen de la incidencia que tuvieron Rajoy y Zapatero en la situación del ferrocarril en dicha Comunidad Autónoma, en los 13 años que van desde el 2005 hasta 2017 hubo otros cuatro ministros de Fomento que tuvieron responsabilidades sobre esta materia. Dos son socialistas: Magdalena Álvarez y José Blanco; mientras que otros dos, Ana Pastor e Íñigo de la Serna, son populares.

Pastor, la más cumplidora

El grado de compromiso con los fondos prometidos fue diferente en función del caso aunque hay una tónica común: los ministros de Fomento cumplieron en mayor media. Pastor, actualmente presidenta del Congreso, ejecutó entre 2012 y 2016 el 62,74% de lo presupuestado. De hecho, en 2012, invirtió un 137% de lo consignado inicialmente. En el lado opuesto está la socialista Álvarez quien, entre 2005 y 2009, ejecutó el 26,78% de lo presupuestado: 3 de cada 4 euros consignados se fueron al limbo en esta época. Blanco cumplió en un 41,94% y De la Serna llegó al 59%.

Si en algo llevaba razón Ábalos es que la precaria situación del ferrocarril extremeño no es culpa suya, ni del Gobierno de Sánchez. Es obvio, acaban de llegar. Se equivocó, en cambio, cuando achacó toda la responsabilidad al PP: el 9 de enero dijo que el tren de Extremadura está como está por la «desidia, el desprecio y abandono» del Gobierno popular.

A partir de ahora, el ministro tiene en su mano, eso sí, traducir las millonarias licitaciones que ha prometido en proyectos que finalmente se ejecuten y no repetir, así, el ejemplo de José Luis Rodríguez Zapatero y sus ministros de Fomento, quienes prometieron en 2006 -ahí está la hemeroteca- que el AVE de Extremadura entraría en funcionamiento en 2010. Ya vamos por 2019 y no hay noticias.