Imprimir
Los blogs de Vía Libre
 
 
 
Viajes Ferroviarios de ayer, hoy y mañana, de Miguel Ángel Matute, Historias del tren, de Juanjo Olaizola Elordi y Ferrocarril y Arte, de Jordi Font-Agustí

Últimas entradas en los blogs: Belfast-Glasgow: agitado trayecto combinado entre ferry y ferrocarril; Glasgow: una vieja estación de Caledonia, una moderna estación británica; Edimburgo: una gran estación bajo dos puentes con mucha historia; Edimburgo: Forth Bridge, un mítico puente ferroviario;: Oban; Rumbo a las Tierras Altas de Escocia (Highlands): Thurso, la estación más septentrional de la red británica; “Cocodrilos” en Sierra Morena; Un Apolo sin maquinista; Locomotoras Engerth en españa (y II); y Trenes rigurosamente poetizados son los últimos e interesantes comentarios sobre el mundo del ferrocarril. Todos ellos pueden encontrarse en toda su extensión en www.vialibre.org

 
 
 

(05/12/2013) 

Blog Viajes ferroviarios de ayer, hoy y mañana, de Miguel Ángel Matute

Belfast-Glasgow: agitado trayecto combinado entre ferry y ferrocarril. Existe un viaje combinado entre barco y tren, que por tierras anglosajonas llaman Rail&Sail, y en los que con un único billete puede uno trasladarse de una isla a otra siendo sencillo, en la mayor parte de los casos, el transbordo porque el tren llega hasta la misma terminal marítima donde atracan los transbordadores. Desgraciadamente, en ninguno de ellos entra el tren dentro del barco como si sucede entre algunos puertos alemanes y Dinamarca o Suecia y entre el sur de Italia y la isla de Sicilia, por ejemplo.

 

Glasgow: una vieja estación de Caledonia, una moderna estación británica. En 1830, nació la Compañía del Ferrocarril de Caledonia, y los ferrocarriles locales ya tendidos en el entorno de Glasgow y Edimburgo avanzaron hacia el sur para conectar en Carlisle con las líneas inglesas. El tráfico creció y creció y la primitiva estación dio paso, en 1879, a la primera fase del soberbio edificio de la Estación Central de Glasgow, al norte del río Clyde.

 

Edimburgo: una gran estación bajo dos puentes con mucha historiaLa compañía del Norte, que construyó la bella estación de Waverley, aprovechó toda la vaguada existente entre la parte vieja de la ciudad y los barrios situados ya al norte, al otro lado de los jardines. Su superficie es tan extensa que se ha convertido en la segunda estación más grande del país.

 

Edimburgo: Forth Bridge, un mítico puente ferroviarioForth Bridge es el mítico puente ferroviario que se construyó en Edimburgo de 1883 a 1890 para atravesar el estuario del Forth y dar continuidad hacia el norte a la línea ferroviaria que se dirige a las Tierras Altas de Escocia.

 

Rumbo a las Tierras Altas de Escocia (Highlands): Oban.Hay una región en Escocia, al norte de Glasgow y Edimburgo, donde la tierra, la montaña, los ríos, los pastos y el mar se funden en una misma cosa. Tierras duras, agrestes, escasamente pobladas. Esa región es las de los Highlands (Tierras Altas). Hasta esas remotas zonas ha llegado el ferrocarril creando un entramado de líneas que acaban en el borde del mar y donde los trenes llegan hasta casi el mismo dique donde atracan los barcos.

 

Thurso, la estación más al norte (Highlands)Thurso, la estación más septentrional de la red británica. El autor se embarca en tren para un largo recorrido de más de ocho horas hacia el lugar más septentrional de la red ferroviaria británica: Thurso, con recorrido de principio y final en Edimburgo.

 
Blog Historias del tren, de Juanjo Olaizola Elordi

“Cocodrilos” en Sierra Morena. Las locomotoras eléctricas dotadas de un amplio cuerpo central con dos cabinas de conducción y una amplia sala que alberga los principales equipos de tracción, rematada en sus extremos por dos amplias capotas, han sido comúnmente conocidas como «cocodrilos» entre los ferroviarios y los aficionados.

 

Un Apolo sin maquinista. En el mundillo ferroviario, los trenes de la serie 2.400 de Feve son popularmente conocidos como “Apolos”. Sin embargo, unos años antes ya recibió este sobrenombre una curiosa dresina o mesilla de inspección de vía que, en 1975, construyó la firma madrileña Maquivías, para el ferrocarril del Urola.

 

Locomotoras Engerth en españa (y II).Todas las compañías explotadoras de ferrocarriles de vía estrecha que adquirieron este tipo de locomotoras se enfrentaban a problemas de tracción similares como consecuencia de las difíciles características de sus líneas. Los trenes debían afrontar recorridos de cierta longitud, donde la reserva de agua y combustible de las locomotoras tanque no era suficiente para poder realizar el trayecto completo. Por otra parte, sus trazados eran muy duros y exigentes, debido a la presencia de prolongadas rampas, de hasta 22 milésimas, y numerosas curvas de radio reducido (hasta 80 metros de radio mínimo).

 
Blog Arte y Ferrocarril, de Jordi Font-Agustí

Trenes rigurosamente poetizadosEn 2007, la bióloga, poetisa y cantautora Assumpció Forcada publicó un poemario bilingüe titulado Rails / Raíles. El libro se alineaba con obras anteriores tituladas Hábitat, Ecosistema, Cosmos o Prisma, y con las posteriores Metereología o Tecnología, lo que ya nos da idea de que la autora hace poesía con elementos de la tecnociencia. Raíles contiene poemas con títulos como Vía sin tren, Estación, Catenaria, Furgón, Señal de semáforo o Deflector de piedras.

 

 

(FUENTE VIA LIBRE)