Imprimir
Categoría: Curiosidades
Visto: 161

elmundo.es

9 julio 2018

MADRID

El Metro de Gran Vía recuperará su templete

 

El templete original diseñado por Antonio Palacios para Gran Vía y la recreación de su réplica. E. M.

 

comentarios

 
 

La estación de Metro de Gran Vía recuperará el templete de granito por el que los usuarios podían bajar en ascensor a los andenes de la Línea 1 hasta la década de los 70 del siglo pasado. La estructura original fue diseñada por el arquitecto Antonio Palacios para la inauguración del suburbano hace 99 años y ahora se hará «una réplica lo más fiel posible» de la misma.

La compañía madrileña de transporte destinará 276.000 euros a la ejecución de un proyecto cuyas obras saldrán a concurso público cuando hayan recibido el visto bueno de la Comisión Local de Patrimonio Histórico, una petición que va a cursarse la próxima semana. Si no hay retrasos en el calendario previsto, el nuevo acceso podrá estrenarse en 2019 coincidiendo con el centenario del primer viaje en tren bajo tierra entre Cuatro Caminos y la Puerta del Sol.

«Estamos encantados de recuperar un hito que fue muy simbólico para la ciudad», explica Borja Carabante, consejero delegado de Metro. «Tendrá exactamente las mismas medidas que el original y se situará prácticamente en el mismo sitio, en la intersección entre la Gran Vía y la calle Montera», apostilla.

En un primer momento en la empresa se valoró la posibilidad de volver a colocar el templete retirado de la vía pública madrileña durante el franquismo y trasladado a la localidad gallega de Porriño, la cuna de Antonio Palacios, donde permanece en un parque infantil. Sin embargo, la resistencia del Gobierno municipal del PSOE a la devolución unida al «mal estado de conservación» inclinaron la decisión hacia la opción del réplica.

Según consta en la propuesta de reconstrucción del antiguo acceso al Metro de Gran Vía, la infraestructura será una réplica de los elementos de sillería de granito y la marquesina acristalada con acabado imitación de forja. Además, se pavimentará el entorno de la infraestructura «en recuerdo de la isleta escalonada original».

En sus orígenes, el acceso al ascensor que cubría el templete costaba cinco céntimos de peseta y lo usaban 30.000 pasajeros al día, según recuerda el blog El Madrid que no fue. Además de que ya no será necesario pagar en concreto por hacer uso del mismo, el nuevo elevador tendrá «tecnología actual» y un sistema de embarque de 90º «de manera que en cada nivel el lateral de acceso sea el más adecuado» a los alrededor de 45.000 viajeros que circulan a diario por dicha estación.

La recuperación de este elemento del patrimonio histórico de Metro coincidirá con las obras de reforma que se están llevando a cabo en el vestíbulo de Gran Vía para construir un paso peatonal subterráneo que conecte con Sol. Además, se instalarán cuatro ascensores y seis nuevos tramos de escaleras mecánicas.